Perspectiva social del consumidor actual

20/02/2017 Neuromarketing Comments (0) 224

Si en la perspectiva antropológica se aprecia el recorrido por seis perfiles mas uno resultante, en la perspectiva social pasamos por tres momentos.

Primero, la sociedad de los productores. Luego, la sociedad de los consumidores. Finalmente, la sociedad de la información.

Respecto a las dos primeras existen visiones contrapuestas:

Visión <<la dictadura de los productores>>

Especialmente interesante es la referencia que se hace en el libro “El comportamiento del consumidor en la sociedad actual”, refiriéndose, a su vez, al siguiente párrafo de la obra “Por una ética del consumo” de Adela Cortina: << … son los productores quienes determinan qué se produce y qué se consume porque, con el fin de dar salida a la producción masiva, fuerzan a los consumidores a consumir masivamente, a través del marketing y la publicidad. Los productores crearían los deseos de los consumidores para aumentar las ventas, en vez de ponerse a su disposición para satisfacer sus deseos. >> En este punto resurge el eterno debate de si el marketing crea necesidades o satisface otras ya existentes pero de diferente forma y nuevas productos, los cuales acaban siendo deseados (convendría diferenciar los conceptos de “necesidad” y “deseo”).

Visión: <<la soberanía del consumidor>>

El consumidor elige productos que le causan mayor satisfacción sin dejarse influir por presiones externas. El consumidor aparece en esta visión como un ser eminentemente racional que calcula el coste-beneficio y el coste de oportunidad.

En la segunda visión tan comentada hoy en día, se insiste en que el poder lo tiene el consumidor. Ciertamente, desconozco hasta qué punto esto es cierto. Lo que sí parece evidente es que a los productores les interesa este estatus de poder -al menos aparente- del consumidor, pues al productor le supone menos esfuerzo e incertidumbre -dicho de otro modo, mayor rentabilidad-, entre otros motivos, porque el consumidor tiene medios de comunicación que controla para decir, de manera directo o indirecta, qué quiere. Por todo esto, ha dejado de tener sentido el sobrestocaje y sí la venta garantizada, la personalización, las medidas rotaciones de artículos y los ciclos de producción, las modas provocadas. Así pues, en la sociedad de la información, existe una influencia continua entre productos y consumidores.

Fuentes: “El comportamiento del consumidor en la sociedad actual” (2.1.2. Perspectiva social) Francisco J. Palací, Alejandro Salcedo, Marta Ruiz. Ed. Sanz y Torres; “Por una ética del consumo” Adela Cortina. Ed. Taurus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *